Corría el año 1976 cuando los Sres. Suarce y Blanco dos jóvenes impulsores notando la falta de bomberos en la ciudad de salta convocan a un grupo de gente interesada, con el objeto de fundar el 1° Cuerpo de Bomberos Voluntarios. Luego de varias reuniones y trascurridos, el 29 de enero de 1976 se constituye la primera Comisión Directiva bajo el nombre del Sociedad de Bomberos Voluntarios “Martin Miguel de Guemes”.

El primer cuartel funciono en la calle Balcarse y Entre Ríos, lugar donde funcionaba el sindicato de mozos que fue cedido por la misma, las líneas telefónicas con las que contaba el cuartel pertenecían a los vecinos.

Aprovechando un salón que consistía de 10 mts de largo x 4mts de ancho se pone en funcionamiento el cuartel de bomberos voluntarios, siendo su primer comandante y jefe de cuerpo el Señor Suarce y Sub-Jefe Blanco.

Por lo cual se hace una convocatoria a la ciudadania a incorporarse, la cual se presentan 300 personas entre ellos se encontraba el Sr. Aldo Tapia que fue el Bombero N° 2 y el Sr. Manuel Vicente Fernández Bomberos N° 3, estos mismos serían las personas que mantendría al cuartel en constante crecimiento.

Una de las primeras salidas Data del año 1978 en la búsqueda de los jóvenes Terroa e Izasmendi en la localidad de San Lorenzo, en ese entonces se encontraba a cargo del Sr. Aldo Tapia. Por lo cual crece el prestigio y la admiración a los Bomberos Voluntarios por su anegable colaboración en el operativo.

Al poco tiempo se recibe con una gran gratitud un Jeep y una camioneta estanciera que fueron donados por el ministerio de seguridad.

Fue en la década de los 80 que con el invalorable aporte de la comunidad se compra y se construye parte del actual cuartel que se encuentra situado en Alberdi 943, el que con posterioridad y con el aporte solidario, se lograron las actuales instalaciones, permitiendo a hombres y mujeres junto a otros vecinos que integraron e integran actualmente la comisión directiva velar por la integridad física y material de sus conciudadanos.

Año a año cada persona que ingreso a bomberos voluntarios fue dejando su granito de arena mejorando la capacidad técnica y operativa de la institución la cual se fue acrecentando, contando con un parque automotor y con una escuela de capacitación para todos aquellos jóvenes que aspiran a integrar las filas de nuestro cuerpo.